Mantenimiento correctivo

Más información en: info@mim.cat

En MIM sabemos que el  mantenimiento no es una función “miscelánea”, produce un bien real, que puede resumirse en: capacidad de producir con calidad, seguridad y rentabilidad.

VENTAJAS:

Tenemos un equipo preparado para la intervención, por lo cual la solución del fallo es rápido y la reposición del elemento en la mayoría de los casos lo realizamos con el mínimo tiempo.

Nuestros clientes  no necesitan una infraestructura excesiva, por lo tanto los costes fijos serán los mínimos para nuestros clientes.

En el correctivo priorizamos  la experiencia y la pericia de los operarios por delante de la capacidad de análisis o de estudio del tipo de problema que se produzca.

Asesoramos al cliente que este es el tipo de mantenimiento adecuado para todos aquellos equipos  que no intervienen de manera instantánea en la producción, donde la implantación de otro sistema resultaría poco económico.

Realizamos operaciones de correctivos para asegurar la calidad de la reparación, el tiempo de parada del equipo, los medios necesarios y las precauciones a tomar a nivel de seguridad y salud sean las adecuadas.

Trabajamos con el cliente para que el tiempo de intervención cuando se producen paradas sea el menor posible.

Al realizar operaciones estándar o específicas correctivas, evitamos  lo que normalmente suele suceder cuando se interviene en una  reparación correctiva,  ya que éstas  se suelen realizar con  una baja calidad en las reparaciones debido a la rapidez en la intervención, y a la prioridad de reponer antes que reparar definitivamente, por lo que produce un hábito a trabajar defectuosamente, sensación de insatisfacción e impotencia, ya que este tipo de intervenciones a menudo generan otras al cabo del tiempo por mala reparación,  por lo tanto será muy difícil romper con esta inercia.

Objetivos del Mantenimiento:

El diseño e implementación de cualquier sistema organizativo y su posterior informatización debe siempre tener presente que está al servicio de unos determinados objetivos. Cualquier sofisticación del sistema debe ser contemplada con gran prudencia en evitar, precisamente, que se enmascaren dichos objetivos o se dificulte su consecución.

En el caso del mantenimiento, su organización e información debe estar encaminada a la permanente consecución de los siguientes objetivos:

Optimización de la disponibilidad del equipo productivo.

Disminución de los costos de mantenimiento.

Optimización de los recursos humanos.

Maximización de la vida de la máquina.

Trabajamos con nuestros clientes como si fuéramos un  departamento más, y así pueden obtener las ventajas que tienen las grandes firmas.

Related Entries